Nuestra experiencia en Sicilia en Julio 2018

Hola, somos Montserrat y Jesús de Barcelona y queremos relataros nuestra experiencia de los 13 días pasados en Sicilia en julio del 2018.
No era la primera vez que confiábamos la organización del viaje con Trinakria Tours. En otra ocasión ya habíamos estado en Cerdeña y el verano pasado en Creta. Como siempre Boris y Giovanni nos facilitaron una propuesta a nuestra medida para conocer Sicilia.
Queríamos incluir en la visita una estancia en Stromboli, islas Eólicas y por ello nos propusieron una distribución de los días con cuatro alojamientos en Scopello, Stromboli, Santa Venerina i Ortiglia para tener una visión general. Fue esta una propuesta muy acertada una vez realizado nuestro tour. Lógicamente concertamos vehículos de alquiler a la largo del recorrido que es una cosa totalmente indispensable para moverse con autonomía y conocer los rincones de la geografía de la isla.

Para llegar directo a la isla desde Barcelona volamos con Vueling hasta Palermo. Madrugamos mucho para coger el vuelo de las 6 AM pero así, con la llegada a Palermo a las 8 AM dispusimos de todo el día para iniciar nuestro tour.
Recogimos nuestro coche en el aeropuerto de Palermo y nos dirigimos hacia el primer alojamiento en Scopelo, B&B Casale Corela para dejar las maletas. Allí nos recibieron con cordialidad y incluso pudimos acceder a la habitación que acababan de preparar. No estaba Marco, que conocimos después y nos sugirieron hacer una primera visita a Segesta. Realmente es una visita obligada para apreciar el templo y el anfiteatro. Hacia mucha calor, como en toda la estancia en Sicilia, pero es del todo recomendable. El precio del agua nos sorprendió ya que incluso en lugares turísticos no acostumbra a ser cara en comparación a Barcelona.
Teatro Segesta
Esperábamos una conducción por Silicia más agresiva pero la verdad que, excepto en las ciudades como Palermo, Catania o Siracusa, se respectan las señalizaciones aunque algunas estén escondidas detrás de vegetación incluso en autopistas.
Completamos el primer día con una visita a Erice, un pueblo amurallado con excelentes vistas de toda la costa oeste de la isla. Finalmente nos dirigimos ya a nuestro primer alojamiento en B&B Casale Corela de Scopelo.
Comentamos con ellos nuestra visita del día y para cenar nos sugirieron bajar a Scopelo. A la noche hay mucha animación y excelentes lugares para comer. Estuvimos en el restaurante Nettuno. Una excelente cena de pescado a un precio razonable por la calidad ofrecida.
A la mañana siguiente, después de un buen desayuno, teníamos concertada una visita guiada en castellano a Palermo.
Lo hicimos a través de FreeTours como ya lo habíamos hecho en otras destinaciones y para nosotros es todo un acierto. Giola, nuestra guía, fue muy amable y nos mostró rincones de Palermo alejados de las visitas convencionales y nos sumergió en la historia de esta singular ciudad. Un total de casi 4 horas muy bien aprovechadas.
Catedral de Palermo
Nos indicó lugares para comer y, siguiendo sus indicaciones, fuimos a un restaurante de Via Venezia frecuentado por sicilianos, Ferro di Cavallo. Un acierto.
Para bajar la comida un paseo hasta las Catacumbas de los Capuchinos. Una visita singular por lo que se puede ver. Para acabar el día nos dirigimos a Monreale aunque llegamos cuando ya habían cerrado la catedral. Aprovechamos para pasear por la pueblo y degustar un helado de limón y pistacho. Delicioso y muy sugerente con la temperatura que todavía hacia.
Vuelta a Casale Corella para preparar la excursión del día siguiente. Conocimos a Marco, el propietario de la casa, siempre dispuesto a informar. Este nos indicó que, si nos gustaba la naturaleza, fuéramos a visitar la reserva natural de Zingaro que tiene una de sus entradas en el mismo Scopelo. De hecho era una de nuestras visitas programadas en Sicilia.
Efectivamente, al día siguiente lo dedicamos íntegramente a recorrer la reserva por el sendero de la playa. Unes vistes excelentes Antes, en Scopello, siguiendo las indicaciones de Marco, fuimos al colmado para comprar agua y alimentos. Era obligatorio de proveerse de agua y comida ya que en todo el recorrido no hay ningún lugar para comprar. Aquí el dueño del colmado nos indicó que por la noche preparaba cenas con productos del campo en el Giardinetto de al lado. Nos pareció buena la idea y le indicamos que nos veríamos a la noche. Ya en marcha por reserva natural de Zingaro llegamos casi a la otra entrada de la reserva, SanVito. Esto supone unes 2 horas si no se efectúan paradas pero el objetivo era ir descendiendo a las playas del recorrido cuando la calor apretaba y así refrescarse del calor intenso. Una visita recomendable durante el recorrido es la Grotta dell’Uzzo.
Reserva de lo Zingaro
Regreso a Casale Corella y con una buena ducha y descanso merecido bajamos a Scopello a cenar. Una grata experiencia en el Giardineto por la presentación de la bandeja de alimentos típicos sicilianos con un buen vino y para acabar un cannolo de ricota.


Ultimo día en Scopelo. Antes de salir Marco nos propuso que organizaba una cena a base de pizza preparada por un pizzaiolo de Napoli. Nos apuntamos sin dudarlo al evento.
Visita por la mañana de Trapani y las salinas. Por la tarde hacia Marsala. No fuimos a Mozzia ya que el ferry ya había salido y no disponíamos de mas tiempo.
Última noche inolvidable en Casare Corcela. Cena familiar y de amigos. Fue una experiencia muy agradable ya que nos ofreció un antipasti y posteriormente una gran variedad de pizzas con una de nutela todo ello con vino siciliano. Para acabar de postre sandia y una velada musical en que participamos todos con canciones italianas y sicilianas. Que gran recuerdo.
Al día siguiente abandonamos Scopello en dirección a nuestro nuevo destino. Tras unas horas de conducción por autopista llegamos a Mazzaro. Allí dejamos el coche y embarcamos en el ferry de
Liberty Lines con destino Stromboli. Una travesía con escalas en las diferentes islas eólicas, Vulcano, Santa Marina, Lipari, Panacea y finalmente avistamos Stromboli, la isla del volcán. A la llegada nos estaban esperando en un triciclo de Villagio Stromboli. transporte original que es el único que se adapta a les estrechas calles de la isla.

transporte en Stromboli
Nada más al puerto Antonio, un organizador de excursiones, nos ofrece una visita nocturna a la isla para ver las erupciones del volcán. Aceptamos que nos venga a buscar al hotel ya que hoy la climatología es favorable y parece que en los próximos días no será así.
Llegada a alojamiento y a las 20h Antonio nos viene a recoger en su triciclo para llevarnos al puerto. Salida en su barca que tiene en la playa y remolca su mujer hasta el mar. Observamos, como estaba previsto, alguna explosión de fuego del volcán des del mar con un aperitivo a bordo. Excursión típica que tocaba hacer a la llegada a Stromboli.
A la mañana siguiente intentamos contratar un guía para hacer el ascenso nocturno al volcán. Las condiciones climatológicas no son las adecuadas por falta de visibilidad y nos indican, los propios guias, que mejor esperar al día siguiente. Aprovechamos el día para ver la Vouca de Fougo en un ascensión hasta 400 metros. Buena perspectiva y apreciamos las humaredas que salen del volcán, Retornamos haciendo una vuelta por el camino de Sant Vicenzo hasta nuestro hotel. Comemos allí un rissoto y pescado con hermosas vistas a Strombolicchio. Por la tarde paseo hasta el pueblo y nuestro helado con vistas al mar.
Stromboli
Al día siguiente, después de un buen desayuno, nos dirigimos al guía a la plaza de Sant Vicenzo para valorar la excursión a la tarde a Stromboli. No nos la pueden asegurar ya que el tiempo no ha cambiado. Agradecemos la profesionalidad y sinceridad del guía y recomponemos el día para realizar una visita a Vulcano. Un acierto esta alternativa.
Stromboli
Tomamos el ferry que salia a la mañana y nos desplazamos a Vulcano para conocer al cráter. Una ascensión corta y exigente por la temperatura y el terreno pero muy aconsejable. Observar el impresionante cráter con sus fumarolas de azufre bien vale la subida. Descenso y para recuperar fuerza que mejor que un buen briox con helado o un granite. Después un baño en la playa al lado de los baños de barro. El olor a azufre se impregna por toda la isla.
cráter
Vuelta con el último ferry a Stromboli con escala en Santa Marina y cena en el restaurante de nuestro hotel, siempre en la terraza con vistas a Strombolicchio y con un limoncelo per acabar.
Acaba nuestra estancia en Stromboli y cogemos a la mañana el ferry con destino a Mazzaro. Travesía por mar y llegada y recogida del nuevo vehículo en Mazzaro para dirigirnos hacia el nuevo alojamiento, la Casa de Pippinitto en Santa Venerina. Pasamos por Mesina y llamamos a Caesare, el propietario del alojamiento que nos estaba esperando en su casa. Preciosa la casa en un entorno de frutales y destacable la amabilidad del propietario. Nada más llegar nos enseña la casa y el entorno y nos ofrece una cerveza para informarnos de todo. Como és un B&B no ofrece cena pero nos indica un restaurante que cree que nos va a gustar en Santa Venerina.

Descansamos un poco y nos vamos a cenar al restaurante recomendado, Le 5 Botti. Un restaurante encantador con terraza exterior, un servicio muy amable y una relación calidad precio buena. Nos encantó especialmente, como entrante, unas tapas sicilianas Un total de 13 platos para compartir de especialidades típicas que nos sorprendió por la variedad de gustos. Si eso se completa con un rissoto o pasta con marisco y un buen vino siciliano el acierto está garantizado.
A la mañana siguiente Caesare nos tenia preparado un desayuno excelente con variedad de productos naturales, fiambres, tomate con pepino y tortilla de queso, mermeladas y frutas de su huerta. Que gran desayuno.

Para hoy pensamos en hacer una ruta por la región. Caesare nos recomendó Taormina pero antes pasar por Savoca, un pueblo amurallado con múltiples iglesias donde se rodó una parte de la película el Padrino. Así hicimos y tuvimos ocasión nuevamente en Savoca de visitar unas catacumbas en el convento de los Domincos, Más pequeña que la de Palermo pero igual de singular la visita. Al mediodía ya estábamos en Taormina. Espectacular la visita de toda la ciudad y especialmente de su anfiteatro griego con vistas al Etna.

Teatro griego-romano de Taormina
Una visita que no se puede dejar de hacer. Un paseo por Taormina y degustación de un helado de briox y granite.

Por la tarde visita a la Gole d’Alcantara. Otra visita totalmente recomendable si os gustan los espacios naturales. Aguas heladas en un valle angosto. Un gran acierto para acabar un día por la región.
Alcantara
Llegada a la Casa de Pippinitto para descansar i comentar el dia tomando una cerveza con Caesare. Para cenar, nos propuso ir esta noche a la Antica Pizzeria Napoletana. Quizá fue la comparación con La 5 Botti era muy alta pero nos pareció también recomendable en calidad y preció. El entrante de tapas sicilianas no era de la calidad que esperábamos pero era correcto.
A la mañana siguiente Caesare, después del suculento desayuno nos indicó la forma de visitar Etna. Esta es sin duda una vista obligada des de allí. Así que nos dirigimos en coche hasta el refugio de Sapienza 1900 m. Desde allí ya se pueden visitar los primeros cráteres de volcanes pero
decidimos tomar el Funivia y así evitar la dura ascensión hasta 2500 m. Una vez allí se sigue la ascensión hasta la Torre del Filósofo (2920 m) con vehículos todo terreno. Nosotros hicimos el segundo tramo a pie para disfrutar de la ascensión recortando el camino, para evitar el polvo que hacen los vehículos que suben entre la tierra volcánica. Dura pero gratificante subida.
Allí visita de los cráteres superiores. Excelentes vistas. Se podía continuar ascendiendo con una excursión guiada pero no habíamos contratado el servicio y disfrutamos del paisaje volcánico.
Etna
Acabamos de disfrutar de este espacio natural y descendimos nuevamente satisfechos hacia el refugio de Sapienza. Esta vez no tomamos la carretera que desciende directamente a Santa Venerina y disfrutamos de una pista arbolada de indudable belleza. Por la tarde visita al pueblo medieval de Randazzo. Una ocasión más para tomar un buen helado en la plaza de este tranquilo pero histórico pueblo siciliano.
Ultima noche en la Casa de Pippinitto y cena despedida en el restaurante Le 5 Botti. Repetimos el anti pasti siciliano i compartimos una excelente lubina siempre con vino blanco siciliano.
Por la mañana siguiente despedida de Caesare en Casa Pippinito mientras tomábamos el almuerzo. Nuestro último destino era Siracura, concretamente Ortigia en Aretura Vacances. El acceso a la zona, como nos indico Giovanni, es restringido y no es fácil localizar el alojamiento. Hay que avisarles cuando entras en la Ortigia. Así lo hicimos y nos vinieron a buscar para dejar el coche en un aparcamiento que antes habíamos concertado.
Se trata de un alojamiento en pleno corazón del centro de la ciudad. Fue muy cómodo después por la noche para pasear por las concurridas y animadas calles. Sin esperar más, dejamos el coche y nos fuimos paseando a visitar Ortigia. Pasamos el puente de Santa Lucia que conecta Ortigia i Siracusa y llegamos, tras un largo paseo, a visitar el anfiteatro romano y el templo griego. La calor era intensa pero la visita bien vale la pena y da idea de la majestuosidad del lugar. Un lugar también agradable para complementar la visita es la Orecchio de Dionisio.

Volvimos a Ortigia y esperando la noche nos refrescamos en una pequeña playa que había cercana a nuestro alojamiento. Por la noche salida a pasear por Ortigia y cena en uno de los muchos restaurantes que hay en sus estrechas y concurridas calles.

Volvimos a Ortigia y esperando la noche nos refrescamos en una pequeña playa que había cercana a nuestro alojamiento. Por la noche salida a pasear por Ortigia y cena en uno de los muchos restaurantes que hay en sus estrechas y concurridas calles.
A la mañana nos ofrecieron un buen desayuno en la terraza superior del alojamiento. Un lugar reducido pero muy bien aprovechado con vistas a la ciudad y el mar. Un zumo de naranja natural recién hecho con frutas y paninis con productos sicilianos.
El último día disponible en Sicilia no los podíamos desaprovechar sin visitar la Villa Romana del Casale. Nos habían comentado el interés de la visita y no nos defraudo en absoluto. La ruta es larga pero permite acabar de conocer también la región. Autopista hasta Catania y dirección a Enna. Llegada a Piazza Armerina y a poca distancia nuestro destino la Villa Romana del Casale.
Sin duda hace idea que la grandiosidad del lugar. Impresionante los conjuntos de mosaicos que se pueden visitar en la Villa. Motivos variados de caza y ornamentación sin olvidar las mujeres que practican deporte en bikini. Sorprenden estos mosaicos por la época que describen.
Piazza Armerina
Después de casi un par de horas de visita nos dirigimos de vuelta pasando por Scicle. Un bonito pueblo para tomar nuestro helado de briox. Visita de una pintoresca iglesia. Vuelta hacia a Ortigia y último baño en Sicilia en la playa cercana al alojamiento. Tras un breve descanso salida de paseo para la cena por Ortigia. En esta ocasión estuvimos en Sicily fish & chips un lugar al lado del alojamiento que nos recomendaron y tuvimos ocasión de probar un excelente pescado fresco con cerveza. Muy recomendable el lugar. Acabamos la noche tomando un pistacho y unos mojitos en la plaza principal.
Al día siguiente, después de una visita al pintoresco mercado del pescado de Ortigia nos dirigimos al aeropuerto de Catania para regresar a Barcelona. Final de la visita a Sicilia. Unos buenos recuerdos por la belleza del paisaje y la amabilidad de sus gentes.

Articulo escrito por J.M.
ORGANIZA TU RUTA POR SICILIA ➜