Geografía de Sicilia

Sicilia forma un triángulo isósceles delimitado por punta del Faro (nordeste), por el cabo de Lilibeo (oeste) y el cabo Passero (sureste).

La superficie de la isla es irregular y montañosa. Los principales picos son Peloritani, Nebrodi, Madonie, Erei, Iblei y el Etna. Este último, se sitúa en la meseta Siciliana y su piedra volcánica da una gran fertilidad a toda la zona de Catania.

El litoral de Sicilia varía mucho de un punto al otro. Mientras que el norte es más abrupto y con acantilados, la costa sur (llamada mar de África) es llana y con arena fina. En el este, (costa Ionica) es más variado: encontramos acantilados y playas largas en su parte norte y pequeñas calas en el sur.